martes, 3 de agosto de 2010

liderazgo y comunicacion inspiradora julio 2010.wmv

comunicación y liderazgo: inspirar es la clave desde la comunicación para crear un futuro compartido realizable, en en el blog sobre empresas y liderazgo.

jueves, 29 de julio de 2010

empresas familiares E&N julio 2010.wmv

empresas familiares, sucesiones, protocolo, comunicación directiva, recomendaciones del experto español JM Zugaza, en Empresa & Negocios, Zoom Canal TV Colombia y en el blog especializado en liderazgo y organizaciones

miércoles, 28 de julio de 2010

comunicacion en empresas familiares E&N julio 2010.wmv

la comunicación, factor número 1 para el éxito de la junta y las empresas familiares, según investigación entre 6000 empresarios europeos y de EUA,recomendación del consultor español JM Zugaza, en Empresa & Negocios, Zoom Canal Tv Colombia, y en el blog sobre empresas y liderazgo

sábado, 24 de julio de 2010

LIDERAZGO JUVENIL julio2010.wmv

Liderazgo juvenil, de los 15 a los 25 años: las tres campos en que debes concentrarte hoy para tu vida.

miércoles, 21 de julio de 2010

EMPRENDEDORA EXITOSA E&N julio 2010.wmv

Una emprendedora con proyecto de negocios ganador de un premio internacional, lista para exportar, un caso para motivar tu emprendimiento. En el programa de tv empresarial Empresa & Negocios, Canal 23 + + ZoomCanal Colombia
 

sábado, 17 de julio de 2010

liderazgo, dos orientaciones hennessey julio 2010.wmv

Liderazgo, dos orientaciones: a las personas y su transformación, y a las metas y los resultados. La combinación nos permite un liderazgo integral en las organizaciones y las comunidades.

jueves, 15 de julio de 2010

franquicia los pasos para crearla Empresa & Negocios julio 2010.wmv

Franquicias, los pasos para crear una franquicia como oportunidad de negocios. En el programa tv Empresa & Negocios, Barranquilla, Col, y en JEFES & EQUIPOS.

franquicia perfil del franquiciado Empresa & Negocios julio 2010.wmv

Franquicias, perfil para ser un buen franquiciado, quien compra la franquicia como oportunidad de negocios. En el programa tv Empresa & Negocios, Barranquilla, Col, y en JEFES & EQUIPOS.

lunes, 12 de julio de 2010

dar gracias y agradecer hennessey.wmv

Agradecer mejora las interrelaciones y fortalece los vínculos. La diferencia entre un simple "dargracias" y "agradecer", y aprender a recibir los agradecimientos. Consejos prácticos para el liderazgo personal.

jueves, 8 de julio de 2010

¿Motivación o competencia? ¿Qué importa más?


¿Motivación o competencia? ¿Qué importa más?
Una reflexión no-teórica

Con la publicación del video sobre “cómo determinar la madurez del equipo o la persona para definir el estilo de dirección”, me preguntaron sobre las dos dimensiones, competencia y motivación: 1. Que era más importante, si la motivación o la competencia; 2. Si estoy motivado, eso me lleva a la competencia.
Di una respuesta concreta y concisa, pues siempre respondor y pronto a las consultas, más surgió este artículo para desarrollar las ideas.
Parto del verbo que acompaña el adjetivo o participio, estar motivado y ser competente, usando las definiciones de la Real Academia de la Lengua Española:
- estar: existir, hallarse en este o aquel lugar, situación, condición o modo actual de ser; permanecer o hallarse con cierta estabilidad en un lugar, situación, condición.
- motivar: dar causa o motivo para algo; dar o explicar la razón o motivo que se ha tenido para hacer algo; disponer del ánimo de alguien para que proceda de un determinado modo.
- ser: usado para afirmar del sujeto lo que significa el atributo; haber o existir.
- competencia: pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado.
Cuando expresamos que “estamos”, denotamos temporalidad y espacio, hoy y aquí; la motivación tiene esa condición: habla de un momento específico y determinado, no transferible a otras situaciones.
Puedo estar motivado frente a una actividad y el día siguiente no; puedo tener motivación para afrontar un reto y para un similar posterior, no; puedo estar motivado al iniciar el proyecto y no estarlo a mitad del mismo.
La motivación se gana, se adquiere, se tiene; se llega a la motivación.
¿Qué entra en juego para estar motivado?
La necesidad es un factor, aunque relativo;  muchos tienen necesidad de trabajar, más no están motivados a hacerlo, o tienen baja motivación al trabajo actual aunque saben que necesitan ganar dinero.
El beneficio esperado: cuando visualizamos la meta solemos verla en términos cuantitativos, v. g, pesos, cantidades, y no en sus características cualitativas; por ejemplo: saber que cada mes logras ahorrar lo propuesto para financiar tus vacaciones, te “mueve” a continuar, más, pensar en el sitio, la diversión, compartir con tu pareja o con tu familia, sentir en tu mente la risa de ellos, eso te puede motivar con mayor fuerza.
Tus talentos, aquello a lo cual deseas dedicarte, que hasta pagarías por hacerlo. Cuántas veces hemos leído de personas que, por ejemplo, se la pasaban todo el día jugando fútbol hasta que triunfaron; o pintaban y pintaban, hasta tener su propia exposición.
Claro que el “amarre”, el factor integrador, es la convicción y la fe personal. Cuando sientes la fuerza interna que te indica el camino, entonces insistes, persistes y resistes, que en una palabra, se puede llamar disciplina.
En las empresas solemos encontrar personas con necesidad y que esperan buenas cosas, más que no pueden usar sus talentos, no ven el beneficio, y que con el tiempo pierden la fe en sí mismos y en la organización. Ahí, la motivación se cae.
La pregunta no es para las empresas, algunas muy conscientes y responsables con sus empleados, y los inversionistas, sino para ti como persona. Es importante que respondas cuáles son los factores que te impulsan a estar motivado o motivada.
Por otro lado, me preguntaban por la competencia: la entiendo como la combinación del saber+saber-hacer+querer+hacer-a-diario, lo que me hace capaz de actuar de manera adecuada y efectiva en diversas situaciones, buenas o malas.
Al combinar estas dimensiones (saber, hacer, valor, hábito), estamos hablando del “ser”, de la identidad de la persona: por ejemplo, una persona competente para diseñar ropa, busca aprender todo el tiempo, practicar nuevas formas y estilos, saca el tiempo para estudiar y hace buenos diseños.
¿Por qué de la identidad? Porque un paso clave para una competencia plena es valorarla y actuar con coherencia; eso hace que transformes tu forma de pensar y tu forma de actuar, lo que modifica tu “ser”, tu identidad.
¿Cuál de los dos factores es más importante? La motivación, sin duda; podemos encontrar gente buena que no desea hacer las cosas, lo cual es una dificultad; y podemos tener personas motivadas con bajas competencias, para las cuales una buena guía es clave para mejorar.
¿Si soy competente, estaré motivado? No siempre, si analizas los factores propuestos.
¿Si estoy motivado, seré competente? La buena motivación te impulsa a aprender, a practicar, a mejorar, más no en todo seremos competentes. Suele suceder que por más motivados no logramos la meta o el nivel de competencia, perdiendo la convicción y por ende la motivación.
En este caso, debes mantener tu convicción y reflexionar sobre el tipo de competencia que buscas y el escenario donde estás; puede ser que te esfuerces a metas no debidas o en momentos inadecuados, y sucederte lo del patito feo.
Así que, antes que te pregunten o evalúen si eres maduro o madura para la tarea, es preferible que reflexiones sobre ti mismo, lo que te permite no que te dirijan, sino que puedas autodirigirte.
Entonces, ¿en qué eres competente?, ¿estás motivado y motivada? ¿en qué áreas eres maduro o madura para lograr éxito? Tú tienes la respuesta.

imagen tomada de: blog.consultorartesano.com

martes, 6 de julio de 2010

madurez del equipo en el estilo dirección hennessey.wmv

La madurez de un individuo o un equipo para realizar una trabajo determina el estilo de dirección que debes aplicar. Cómo saber su madurez y cómo dirigirlo. Consejos prácticos, en el blog especializado en liderazgo y gerencia, JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

viernes, 2 de julio de 2010

Brasil, ¿preparado para ganar o para perder?

Brasil, ¿preparado para ganar o para perder?
Reflexiones de autoliderazgo desde el mundial V

Me tomé un tiempo, para no escribir en caliente y conmocionado por la derrota de Brasil, cual comentarista bajo las vuvuzelas; bueno, sobre las enseñanzas del equipo de Brasil, llevadas al liderazgo personal y la gerencia de las organizaciones.
¿Estaba Brasil preparado para ganar? ¿lo estaba para perder?
Hace poco comenté sobre el caso del tenista colombiano Alejandro Falla, quien estuvo a cuatro puntos (bolas) de ganarle a Federer; Falla reconoció que perdió concentración y convicción.
Eso pareció sucederle a los latinoamericanos esta mañana: el gol, autogol, los estremeció, los conmovió y pareció dejarles en el piso; era primera vez en el mundial que estaban por debajo en el marcador en un partido.
El equipo perdió el rumbo, la concentración y la serenidad; dejamos a los expertos el análisis futbolístico.
Para ganar, hay que estar preparado. Algunas veces decimos que alguien tiene la suerte de campeón, que todo le sale bien. Cuando los resultados se dan una tras otro, solemos asumir que somos benditos, que los “ángeles” nos acompañan, que el destino abre el camino.
En ese trance, ya ni miramos al piso, ni al lado; muchas veces, ni al frente, como si ya no requiriéramos ver el camino y esforzarnos.
Para ganar hay que estar preparados: definir una estrategia, mantener el rumbo, tener disciplina en continuar con lo planeado, estudiar al contrario y el entorno para comprender cambios o amenazas, tener apertura mental para modificar la estrategia e incluso los objetivos, contar con los recursos suficientes.
Importante, tener propósitos, principios y políticas compartidas, lo que nos permite contar con una razón para actuar, con orden y organización, en equipo, y con un claro sentido compartido que nos da unidad e identidad.
Al ganar, es valioso no confiarnos, ni sobreestimando nuestras capacidades ni subestimando las del contrario; cuando eso hacemos, nos puede suceder lo de la liebre con la tortuga.
Tenemos derecho a disfrutar la victoria, más no humillar a los perdedores; hacerlo hiere a las personas, lo que, además, les da un aliciente fuerte para enfrentarnos la siguiente vez.
Claro, para ganar, hay que estar preparado; seguir el modelo del PHVA en un ejemplo: diagnosticar, planear, capacitarnos, ejecutar con rigurosa verificación y control y aprender de nuestros errores y logros, mejorando en la marcha y para las nuevas oportunidades.
Más, para ganar, es relevante la disciplina, la constancia y la serenidad.
Disciplina, para continuar con el rumbo establecido, para mantener el propósito y la meta; entendiendo cuando estas deben cambiar o dejan de tener sentido. Disciplina para mantener el orden y la organización, apoyando con solidaridad y cooperación a todos en el equipo.
Constancia, para insistir, persistir y resistir. Mantener la motivación, la razón por la cual jugamos o participamos, ver siempre los beneficios de ese logro que puede ser sufrido conseguir; continuar la marcha a pesar de la lluvia, los vientos o la nieve.
Serenidad, para continuar con calma, con mesura, conociendo nuestras reacciones emocionales para usarlas a nuestro favor; para no atacarnos cuando las cosas van mal, sin recriminaciones y ofensas personales, pudiendo evaluar con argumentos los errores para corregir y mejorar.
Cuando no estamos preparados para ganar, corremos el riesgo de que el éxito se nos suba a la cabeza y nos obnubile, por lo que estaremos en riesgo entonces de perder; y si no estábamos preparados para ganar, es seguro que tampoco lo estaremos para perder.
Considero valioso para tener fortaleza mental, estar mejor preparados para perder que para ganar; esto significa que preparamos nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestro lenguaje, para superarnos cuando estamos perdiendo o cuando perdemos.
Estar preparados para perder es bien distinto a prepararse para perder; quien hace esto último, ubica su mente y sus acciones en la derrota antes de iniciar a jugar, antes de los proyectos o de sus retos (de lo cual hablaremos más en un siguiente artículo del mundial, Los 15 minutos).
Cuando te preparas para perder, puedes mantener la disciplina, la constancia y la serenidad.
Puedes enfrentarte a tu peor enemigo: tú mismo. “Yo mismo” es quien sale con los pensamientos negativos, es quien duda, es quien no cree, es quien protesta y pelea, es quien pierde los estribos, es quien deja de pensar con cabeza fría.
Perder no es malo, cuando podemos superarnos; cuando hemos perdido y reflexionado sobre nuestra derrota, podremos superarnos.
Estar preparados es lograr el equilibrio positivo de la disciplina, la serenidad, la constancia y la convicción.
Implica creer en mí, en ti, en nosotros; es centrar nuestra vida y nuestra acción en propósitos, principios y políticas con sentido compartido; es sentir que vale la pena el esfuerzo diario y continuo, y continuar a pesar de la adversidad, es mantener la cabeza alta mirando al horizonte que nos aguarda con prosperidad y éxito, es dejar fluir la creatividad para nuevas ideas en plena batalla, es analizar con tranquilidad la opciones y sopesar los argumentos para decidir con calma.
Eso, no se logra en plena crisis.
Ese es uno de los principales, quizás el primero, de los retos y responsabilidades de quien ejerce liderazgo: prepararnos, formarnos para ganar y para perder.
Hoy, Brasil parecía no estar preparado para perder, por eso, Holanda fue superior, para pesar de quienes veíamos la final del mundial entre un latino y el país del centro de Europa.
Tú, ¿estás preparado/a para ganar? ¿estás preparado/a para perder? Es tu responsabilidad contigo, con tu autoliderazgo. Da el primer paso, hoy.

miércoles, 30 de junio de 2010

lenguaje y realidad hennessey.wmv

Cambiar tu lenguaje modifica tu forma de pensar y por ende tu forma de actuar. Consejos y un ejemplo real para poner en práctica, en el blog especializado en liderazgo y gerencia, JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

martes, 29 de junio de 2010

El arquero juega en punta de pies, mundial IV

El arquero juega en punta de pies
Reflexiones de autoliderazgo desde el mundial IV
Como es aún reciente mi experiencia como portero en el colegio, por aquello de que sólo la madurez llega con los años, tengo solidaridad con el primer hombre en la cancha y estoy pendiente de las jugadas en el área chica.
Este mundial parece que no será el de los arqueros, pues los sistemas de juego son muy defensivos. Cuando han sido exigidos, varios han mostrado su valor y su capacidad.
Entre los comentarios que provocan mis reflexiones vinculadas con el autoliderazgo personal, aplicable a los equipos y a las organizaciones, destaca la recomendación que los arqueros deben jugar en punta de pies, o sea, moverse bajo el arco en punta de pies.
Cuando la acción llega, los arqueros destacados, recuerdo al uruguayo Muslera, permanecen en punta de pies, lo cual les permite un movimiento veloz, inmediato, como respuesta a la orden de la mente. El arquero que planta los pies, uno solo incluso, no alcanza a reaccionar.
Es similar el caso a mis consejos en mis talleres de Siete Claves para Hablar en Público: debes permanecer en una posición corporal activa que te permita desplazamientos continuos y suaves.
Imagina la escena, mejor aún, recrea la escena; lee primero y haces la pequeña dinámica:
1. ponte de pie, con los dos pies apoyados totalmente al piso; cuenta tres y muévete a la derecha; planta los pies; cuenta dos y muévete a la izquierda; planta los pies; cuenta uno y muévete hacia adelante.
2. Ahora, haz los mismos desplazamientos, solo que plantas un pie y el otro lo dejas en punta, suave, levantado un poco.
¿Percibes las diferencias?
3. Repite los movimientos, más, ambos pies quedan suave en punta.
¿Sientes las diferencias?
Cuando estás en punta de pie, las piernas quedan levemente arqueadas, el cuerpo hacia adelante, la cabeza arriba, los brazos levantados. Es decir, el cuerpo queda en posición activa y proactiva, listo para moverse y buscando moverse.
Si, es diferente: listo, significa que el cuerpo espera la orden; buscando, indica que está a la caza del objetivo.
Estoy seguro que ya en estas líneas estarás de acuerdo conmigo en mi reflexión de autoliderazgo: debemos pensar y actuar en punta de pies.
Cuando plantas los pies, bajas la guardia, descansas, esperas con calma, te relajas; te tornas reactivo.
Al estar con un pie en punta, estás activo, listo para moverte con la acción.
Con la posición en punta de pie, estás proactivo, buscando y motivando la acción.
En la vida, debemos pensar y actuar en punta de pies.
Al hacerlo, disponemos a nuestra mente y nuestros sentidos a capturar las oportunidades, a ver de manera anticipada un buen momento; a anticiparnos a las malas jugadas y a las malas personas; a gestar acciones favorables; a trabajar en alianzas con otros.
Asumir la vida en punta de pie es asumir una actitud de proactividad, de mente y acción positiva, de búsqueda constante de superación.
Mientras desarrollas tus proyectos, estar en punta de pie te permite analizar cómo vas, evaluar de manera constante, recibir las críticas para mejorar; también, ser flexible para aceptar un error, para cambiar cuando debes, a aprender de los buenos resultados y de los desaciertos.
Si estás en procura de un trabajo, una oportunidad o un negocio, estar en punta de pie te permite mantener en contacto con las personas, escuchar buenos consejos y desestimar malas ideas, explorar opciones, intentar por nuevos caminos.
Revisa tus acciones cercanas en el tiempo y pregúntate: ¿cuándo has ganado algo, cómo estaban tus pies?; ¿cuándo has logrado tus metas, cómo estaban tus pies?; ¿cuándo has perdido una buena oportunidad, cómo estabas tus pies?
Hoy, ¿cómo te desplazas, cómo vives, cómo piensas y actúas, cómo están tus pies?
Estar en punta de pie es decirle al cuerpo y a la mente que estén proactivos para avanzar en nuestro desarrollo y transformación personal, la de nuestros equipos y nuestras organizaciones. Y lograrlo.
Escríbeme aquí mismo tus comentarios. O encuéntrame en “facebook/germanhennessey” o en el grupo “facebook/jefesyequipos”
Junio 2010.

miércoles, 23 de junio de 2010

EMPRESA Y NEGOCIOS ARTESANAS USIACURI.wmv

Artesanos de Usuacurí, productos con sello de calidad hecho a mano, procedentes del Departamento o Provincia del Atlántico, Colombia. Creatividad y tradición organizados como cooperativa para producir, comercializar y exportar, programa de tv Empresa & Negocios, en el blog especializado JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

lunes, 21 de junio de 2010

¿Jogo bonito ou jogo bom?
Reflexiones de liderazgo desde el mundial de fútbol III


Sigo en mi tarea de ver parte del mundial, retrasando la hora de almorzar y la excusa de la lluvia de temporada, para poder observar el partido que trasmiten a la 1.30 pm, hora colombiana. Leo algunos comentarios, y destaco el del Pibe Valderrama, quien se queja del exceso de defensa y bajas “genialidades”, describiéndolo como un “mundial feo”; el Pibe reclama a los técnicos por querer ganar a costa del buen fútbol. Parece que los goles llegan más por errores del contrario que por los méritos del equipo. Los comentaristas hablan de partidos sin sabor, sin entusiasmo. Sin las vuvuzelas y el waka-waka, este mundial puede pasar a la historia como el del juego feo o el aburrido. La pregunta que se hacen es: ¿Jogo bonito ou jogo bom? (la traducción es de internet) Para nuestro caso del autoliderazgo de las personas y los equipos, ¿qué será jugar bonito y qué será jugar bien? Te hago esta pregunta: si buscas un mismo producto en dos almacenes cercanos, ¿dónde es posible que lo compres, sin cobran el mismo precio? Donde jugaron bonito para ti como cliente. Hace pocos días me solicitó Jorge, websitante de este blog, que hablara sobre “cómo ejercer liderazgo cuando se comienza en la empresa” (ya escribiré de esto, y de dos temas solicitados, asertividad y coaching, que vienen pronto); esta es una forma de responderle a él y a los “más jóvenes”.
¿Qué es jugar bonito?

Recuerdo que el Pibe ha sostenido que él busca salir a la cancha a divertirse y que reclama eso a los compañeros. Cuando Alejandro Falla estaba cerca de ganarle a Federer hoy en Wimbledon (puse el tv mientras escuchaba noticias y trabaja en el computador, competencia que le aprendí a mi hijo), el comentarista decía en referencia al colombiano algo como “es hora de no-pensar, solo sentir el juego”.
Combinando ambas ideas, más el mundial, hoy debemos jugar bonito. Eso marca y hace la diferencia. Jugar bonito es hacer eso que te gusta; no es forzar a “que te guste lo que haces”; si la química entre la actividad y tú es baja, el “viagra motivacional” sirve muy poco. Muchos deben, o debemos, buscar lo positivo en la actividad, porque no nos gusta o no nos sentimos bien con ella; buscarle el “lado amable” a veces es más una necesidad o una obligación de supervivencia laboral o económica. Es recomendable que te promociones y te prepares dentro de la empresa para realizar aquellas actividades que “te hacen hervir la sangre”; cuando haces eso que te gusta y además te pagan por hacerlo, que lo harías hasta gratis, gritarás “eureka”. Si no logras hoy estar en esa actividad, entonces abre tu mente para darte la oportunidad de hallar un factor común con la tarea, para dejarte sorprender por ese “algo mágico” que no has visto por tener cerrado todos tus sentidos. Puedes encontrar ese chispazo si te lo propones. Cuando aún no lo logras, entonces siguen jugando bonito. Encuentra y haz el detalle que hace la diferencia: qué desean tus jefes sentir y ver de la gente, cuál es ese ínfimo elemento que agrega valor de manera especial al resultado, qué habilidad o talento tienes tú que enriquece el trabajo o el producto/servicio, qué toque le puedes poner que nadie más podrá aunque se esfuerce; qué espera el cliente, no que necesita, que espera, cómo lo puedes sorprender; cuál es esa actividad que le “pone la cereza al ponqué”; cómo aportar al equipo, a su máximo desempeño como “uno solo”, cómo empujar para que “uno+uno sea igual o superior a tres”, qué hacer para que todos se sientan mejor como grupo humano. Son algunas preguntas que debes hacerte y encontrar las respuestas. Eso es jugar bonito. Es lejano a la adulación, al servilismo, a la hipocresía, a la falsedad, a las posiciones camaleónicas de acomodarse para “ser monedita de oro” para todos. Tampoco es la inteligencia lógica, racional, abstracta, ni el conocimiento enciclopédico, ni recitar el último libro o la última tendencia. Para jugar bonito aplica la emocionalidad, el afecto; es “ponerle corazón”; es pasión. No pasión falsa, que te la notarán; es pasión cuando has abierto tu mente y tus sentidos a dejarte tocar por ese factor “mágico”, que une tus competencias y tus talentos con la tarea y el buen desempeño. Por eso, para volver al mundial, seguimos hablando de la “Naranja Mecánica”, por ejemplo, un equipo holandés que no ganó el campeonato del 74, y casi treinta años después siguen hablando de ella. Ya sabes jugar bien; te has preparado para eso; lo haces con responsabilidad, honestidad y profesionalismo. Tus resultados están enfocados a la eficacia (hacer lo correcto, el objetivo) y a la eficiencia (hacer lo bien, con buen uso de recursos). Eso lleva a buenas evaluaciones de desempeño, a ser mirado por el jefe y el gerente, a beneficios adicionales; más, es posible que solo te ubique en un grupo, en de los buenos empleados o los buenos profesionales. Ahora, juega bonito. Destaca entre todos. Y me escribes contándome los nuevos resultados.

jueves, 17 de junio de 2010

german hennessey el oasis del lider.wmv

Los líderes requieren tener un oasis donde puedan descansar, reflexionar, planear, desconectarse del trabajo; y un mentor o consejero con quien conversar. Consejos prácticos para líderes y jefes, en el blog JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

miércoles, 16 de junio de 2010

Marcar, desmarcarse y moverse: mundial II


Marcar, desmarcarse y moverse

Reflexiones de liderazgo desde el mundial de fútbol II

El anterior mundial tuvo como principal figura a Cannavaro, un defensa italiano, indicación de la estrategia predominante en los equipos. Este campeonato tiene a la fecha un bajo promedio de goles, lo que nos hace pensar que la defensa será clave, eso significa, cuidar el arco y atacar poco o con precaución.

A un delantero le piden entonces que aprenda a desmarcarse, a quitar “de encima” a los contrarios, buscando el espacio apropiado para recibir el balón, hacer una jugada y poder patear al arco.

Eso exige al delantero saber moverse en el terreno, observar y mirar a los oponentes, aprender sus desplazamientos y sus conexiones, a “leer” el partido para encontrar debilidades en el rival, a buscar zonas desmarcadas desde donde crear jugadas de riesgo, a relacionarse bien con sus compañeros para proponerles acciones creativas, a poner en práctica las jugadas de laboratorio, a aplicar con juicio lo planeado y practicado, y a escuchar al entrenador cuando brinda instrucciones y plantea nuevos movimientos.

Los delanteros de hoy también tienen una responsabilidad: marcar. Deben presionar a los defensas y a los volantes para no permitirles armar jugadas, para motivar un error; estar encima del rival, con lo cual le dificulta irse a la ofensiva. A diferencia del mal llamado “fútbol” americano, los atacantes deben estar pendiente del juego, pues en cualquier momento su equipo inicia una acción ofensiva.

¿Cómo el liderazgo personal y de los equipos se relaciona con marcar, desmarcarse y moverse, si se asume que la persona, el equipo y la organización deben estar siempre en función de ataque?

Recordemos que el propósito del liderazgo personal es mejorar de manera integral las propias condiciones de vida; similar es con los equipos y las organizaciones.

¿Qué marcar cuando asumo el liderazgo?

Primero, debo determinar con claridad cuál es mi propósito, mis objetivos y mis metas: propósito, la gran aspiración; objetivo, el logro definido; la meta, cuantificada en el tiempo (estos conceptos, que suelen confundirse como sinónimos).

Debo marcar mis limitaciones y debilidades; prefiero hablar de limitaciones, pues es una “barrera” que puedo mover o cambiar, más ambos términos son conocidos y podemos usarlos como sinónimos.

Es preferible ver mis limitaciones como un oponente. Al hacerlo, busco comprenderlas: cuál es la limitación o debilidad, cómo se manifiesta, cuál es la causa, cómo me afecta.

Es importante recordar que muchas de mis limitaciones o debilidades son de tipo mental: miedos, ansiedad, tendencia a la perfección, bajo umbral para el error, tendencia a la mediocridad o a la resignación; otras son asunto de aprendizajes y conocimientos, y habilidades, con lo cual aprender, reaprender y desaprender se torna clave.

Debo marcar mis potenciales amenazas: otros “jugadores” y sus estrategias; los tendencias en mi entorno de juego: mi profesión o mi oficio, el gremio, el sector de negocios en el que me muevo, el conocimiento y la educación; las del entorno, potenciales cambios sociales, culturales, económicos. En general, marcar estas amenazas busca estar pendientes de ellas; y jugar de manera prospectiva, proactiva y propositiva.

Marcarlas es asumir una estrategia positiva y ofensiva: solemos buscar las oportunidades, para lo cual andamos con radares y escáneres que parecen fijos en registrar lo bueno, más no son capaces de “ver” lo malo y los cambios, o lo hacen tarde, con lo cual reaccionamos, nos pro-actuamos.

Al proponerte marcar a estos “oponentes”, desde una posición positiva, es para saber cuándo desmarcarse, cuándo anticiparse, cuándo encontrar el espacio vacío para atacar (no solo avanzar, recuerda el artículo anterior).

Si tu propósito de liderazgo personal es mejorar de manera integral tus condiciones de vida, asumir una posición de ataque-defensa es clave, así podrás moverte mejor en tu vida, con tus alianzas, evitar los goles y hacer muchos, para alzar tu propia copa.

martes, 15 de junio de 2010

empresa & negocios ASABA junio 2011.wmv

Los abarroteros y tenderos, sector comercial y empresarial significativo en la vida de los barrios de Barranquilla; con dos dirigentes y académicos de ASABA. En Empresa & Negocios:Colombia, Zoom Canal TV, viernes 3.30 y 9.00 pm; Barranquilla, Canal 23 TV, miércoles 6.30 pm, domingos y lunes; y en JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

domingo, 13 de junio de 2010


Avanzar, hacer la pausa y atacar: reflexiones del mundial I
Reflexiones de liderazgo personal desde los conceptos futbolísticos


Entreveo los primeros partidos del mundial de fútbol, pendiente de los comentarios de los expertos para copiar algún argumento interesante que pueda usar en las conversaciones con mi hijo, quien debate en este campo con experticia y profundidad.
Así que además de disfrutar los partidos, aprender de mi hijo y los analistas, y esperar ver buenos partidos, escucho conceptos del fútbol que los relaciono “de una” con liderazgo personal.
Las primeras reflexiones son sobre avanzar y atacar.
Hablaban del equipo mexicano, que llegaba una y otra vez al área de Suráfrica, con pocas opciones de gol. Aunque México mantenía el balón y tocaba una y otra vez, no pasaban la férrea defensa; no había claridad ni creatividad en las jugadas; movían la cancha de un lado al otro, intentaban por donde fuese, recuperaban los rechazos, y debían defenderse de los ataques de Suráfrica. Eso era avanzar.
Los comentaristas aducían que los mexicanos adolecían de un estratega, quien les diera pausa al juego, que orientara al equipo, que planteara jugadas claves, que leyera los movimientos del oponente; hacer eso era pausar o hacer la pausa.
¿Por qué no atacaba México? No mostraba claridad en sus jugadas, que se notaban improvisadas; cuando tomaban la bola, mandaban pelotazos al frente, más con afán que con planeación; buscaban llegar a como diera lugar, sin pensar en el contrario; eso era “no atacar”.
Para el segundo tiempo, un poco tarde, decían, ya hacía pausa y atacaban. Por si acaso, el partido quedó empatado a un gol.
¿Así que para atacar hay que pausar?
¿Cómo vinculamos eso con el liderazgo personal?
Revisemos un concepto del liderazgo: ejercer liderazgo, o liderar, es pensar y actuar sobre el futuro, a partir de vivir y aprovechar el presente; es cambiar nuestros modelos mentales y paradigmas; es orientar nuestros esfuerzos a mejores escenarios; es proponer nuevos caminos, nuevas formas de hacer las cosas.
Una diferencia del líder-jefe de otros, es que este se orienta a escenarios o condiciones mejores y claras, más que a metas únicas; es decir, el líder-jefe propone lograr mejores condiciones colectivas para el grupo, por ejemplo calidad de vida y convivencia, más que solo cumplir con objetivos planeados que terminan siendo solo estadísticas y beneficios para unos pocos.
El liderazgo personal es hacerlo anterior conmigo mismo.
Cuando me concentro solo en aumentar los ingresos del mes, reflejados en la cuenta bancaria, tengo un “liderazgo direccional”, pues me intereso por la “meta-recursos”, con lo que puedo dejar abandonado aspectos importantes como, por ejemplo, mi calidad de vida, mis interrelaciones personales y familiares, principios éticos. Cuando me intereso en mejorar “mi escenario personal”, entonces le apuesto a mejorar las condiciones vitales, como mayor organización en el trabajo, más planeación, mejor servicio a mis clientes, mejor relaciones con mis proveedores, lo que redundará en mejores ingresos.
Avanzas solo cuando haces lo primero, trabajar y trabajar como cajero automático: malgastas tus energías, desmejoras tus condiciones, desaprovechas tus talentos, no aprendes para mejorar, entre otras consecuencias.
Debes aprender a hacer la pausa: reflexionar sobre tus propósitos, tus objetivos y tus metas; tus formas de trabajas; tus conocimientos; tu información sobre tu actividad; tus redes sociales y laborales; tus resultados; las experiencias de otros; las recomendaciones y consejos que te brindan.
Atacas cuando tienes claro que lo más importante eres tú mismo, tú como ser humano; tus principios, tus motivaciones, tus propósitos, y hacia ellos orientas tus esfuerzos; sabes que mejoras cuando aprendes cada día, cuando cultivas hoy para cosechar mañana; que la disciplina, la perseverancia y la persistencia son importantes; que la reflexión y la autoevaluación son oportunidades de desarrollo; que evolucionas cuando los tuyos promueves también que los tuyos lo hagan, entre otros.
El liderazgo personal es el liderazgo de “mí mismo”. “Mi mismo” puede ser la excusa perfecta para evadir la responsabilidad o las acciones requeridas; “mi mismo” puede ser al argumento perfecto para verme como víctima; recuerdo ahora una escena de la película La era del hielo II, cuando Sid ayudaba a Diego, el león, a superar su temor al agua: ataca a tu presa, era la analogía o figura que usó; no seas tú la presa, Diego, sé el cazador, ataca a tu presa.
Así debes hacer tú: ataca a tu presa, ataca tu “mi mismo” que detiene y limita tu propio desarrollo y transformación.
Haz la pausa y ataca: el gol son tus metas cumplidas; el partido ganado serán los logros obtenidos; ser mejor cada día, será la razón más valiosa para seguir jugando.

jueves, 10 de junio de 2010

EMPRESA Y NEGOCIOS Desarrollo sostenible.wmv

Desarrollo sostenible y responsabilidad empresarial, consejos y reflexiones desde las experiencias de Pacific Rubiales, empresa petrólera en los Llanos Orientales de Colombia, en el programa Empresa & Negocios: Colombia, por ZOON CANAL TV, viernes 3.30 y 9.00 pm; Barranquilla, CANAL 23 TV, miércoles 6.30 pm; en el blog JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

german hennessey delegación positiva.wmv

Delegación positiva: una oportunidad y un reto para el crecimiento del colaborador y del equipo de trabajo. Consejos prácticos, en el blog JEFES & EQUIPOS, hhtpo://jefesyequipos.blogspot.com.

lunes, 7 de junio de 2010

german hennessey, el elogio en las relaciones.wmv

Elogiar, un arte perdido: elogiar alimenta la autoestima y fortalece las interrelaciones, reconoce y valora al otro. Consejos para aprender a elogiar, en el blog JEFES&EQUIPOS, http://jefesyequipos.,blogspot.com

jueves, 3 de junio de 2010

german hennessey cómo dirigir a nuevas personas.wmv

Cómo dirigir a personas nuevas en un trabajo o nuevos en un proyecto, y mejorar su estilo de dirección. Consejos prácticas. Jefes & Equipos, en http://jefesyequipos.blogspot.com

EMPRESA ECONOMIA Y TLC 2010 junio 2010

Impuestos, nuevos sectores de negocios, exportaciones, Colombia II, análisis y reflexiones de los retos para el nuevo presidente de 2010-2014, por los dirigentes gremiales ROSMERY QUINTERO, ACOPI, las pymes, y LUIS EDUARDO BLANCO, ANALDEX, las empresas exportadoras, en EMPRESA & NEGOCIOS,: Colombia, viernes 3.30 y 9.00 pm, CANAL ZOOM TV; Barranquilla, miércoles 6.30 pm; en blog especializado JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

EMPRESA ECONOMIA COLOMBIA 2010-2014 mayo.wmv

Economía y empresas de Colombia, análisis y reflexiones de los retos para el nuevo presidente de 2010-2014, por los dirigentes gremiales ROSMERY QUINTERO, ACOPI, las pymes, y LUIS EDUARDO BLANCO, ANALDEX, las empresas exportadoras, conversando con Germán Hennessey, en un especial de EMPRESA & NEGOCIOS, para la jornada de elecciones presidenciales de mayo, que puedes ver en Colombia, los viernes 3.30 y 9.00 pm, por CANAL ZOOM TV, y en Barranquilla, los miércoles 6.30 pm y lunes 11.00 am, o en el blog especializado JEFES & EQUIPOS, http://jefesyequipos.blogspot.com

lunes, 31 de mayo de 2010

evaluación positiva del equipo. mayo 2010.wmv

Evaluación del equipo de trabajo: ´recomendaciones para convertirla en una experiencia positiva, motivar un mejor desempeño y fortalecer la interrelación. Mayo 2010.

domingo, 30 de mayo de 2010

Evaluación positiva del equipo de trabajo

Recomendaciones prácticas para que los jefes aprovechen al máximo la evaluación de sus colaboradores, generando mejoramiento e innovación en el desempeño: los criterios y los pasos en una momento crítico y una conversación vital para las personas y las organizaciones. Mis recomendaciones basadas en la experiencia de consultoría y capacitación empresaarial. Mayo 2010. video

miércoles, 26 de mayo de 2010

Empresa&Negocios: empleo y economía 2010-2014

Primer empleo, proyectos empresariales para las dos costas del país, y los retos del nuevo presidente de Colombia para mejorar empleo y la economía, en la conversación con Joseph Dacarett, empresario barranquillero de talla mundial, en este videoblog de Empresa&Negocios, dirigido por Germán Hennessey, miércoles 6.30 pm por Canal 23 - http://canal23.uac.edu.co -, y viernes 3.30 y 9.00 pm por Zoom Canal TV - wwww.zoomcanal.com.co - video

lunes, 24 de mayo de 2010

Un jefe-líder marca el camino y el ritmo

Un jefe-líder marca el camino y el ritmo, artículo publicado en la revista MIDAS de ASABA, asesorada por Aida Hernández. Comparto con ustedes el artículo.

Un jefe-líder marca el camino y el ritmo

Si usted dirige un negocio, una microempresa o una pequeña empresa, es seguro que estará orientado a la producción de su servicio o producto: qué y cómo vender, cómo ganar más dinero, dónde estarán los clientes, son algunas de las preguntas usuales cada día.

Puedo apostar que usted llega primero a su trabajo y sale de último; que busca estar en cada parte de la empresa; vigila a cada empleado y casi que hace su tarea con él. Es decir, usted parece una mosca, por los cien ojos; un pulpo, por los ocho brazos; una araña, por la red que tiene, y hasta un tiburón, porque lo caza todo.

Le tengo malas noticias: usted está perdiendo dinero a montones. Y lo peor, usted pierde cada día: su salud y vida, o dígame ¿cuántas veces se queja en el día?; a su familia, o recuerde ¿cuántas veces le reclaman en casa por su quejadera del negocio y los empleados?; a sus amigos, o cuénteme ¿cuántos están aburridos con el mismo tema de conversación?

Aún peor, usted puede estar perdiendo clientes y ventas, o, sincérese, ¿cuántas veces ha escuchado eso de “yo le compro porque es usted, porque con esta gente que tiene…?

Sin querer queriendo

Como dice El Chavo, usted enseña sin querer queriendo. ¿Qué enseña usted a su gente, sus empleados? Formas de pensar y de hablar, maneras de comportarse y de actuar.

¿Cómo eso le ayuda a mejorar su negocio y ganar más clientes y dinero? Cuando sus empleados aprenden cómo deben comportarse y por qué, cómo deben atender a los clientes y porqué, y todos tienen claro lo mismo, usted no necesitará estar encima de ellos, vigilándolos todo el tiempo, porque ellos serán capaces de autocontrolarse y de autocorregirse. ¡Créame!

Cuando un grupo de personas tiende a pensar, analizar y tomar decisiones desde patrones similares de pensamiento, estamos frente a lo que se denomina modelos mentales colectivos, un factor que define, identifica y diferencia a los grupos sociales de otros.

Por ejemplo: usted sabe que debe levantarse a una hora temprana, incluso cuando durmió mal o se siente indispuesto; como sabe que es importante levantarse temprano, lo hace, y no necesita que se lo recuerden. Eso es un ejemplo de un esquema mental; cuando son varios sobre un tema similar, hablamos de un modelo mental.

Otro ejemplo: el modelo mental de los empresarios en el Atlántico, en cualquier área, sigue estando orientado a hacer negocios a corto plazo; por eso, cuando un empresario escucha de planes de inversión a cinco o más años, tiende a no aceptarlo; similar, cuando se le invita a planear más allá de un año, les cuesta trabajo.

En el caso de las personas empleadas de un establecimiento o una empresa, aprenden con el tiempo a comportarse de manera similares, a reaccionar de formas comunes, a actuar de acuerdo a lo que consideran es efectivo; en muchos casos, lo hacen de manera inconsciente.

Un liderazgo empresarial

Una de las responsabilidades principales de los empresarios y gerentes es fomentar esos modelos mentales en sus empleados, orientados a la calidad, la productividad, el servicio, el bienestar, entre otros aspectos. Aquellos pocos que lo hacen, disfrutan de una mejor empresa y de una mejor vida laboral, además de ser reconocidos por su liderazgo.

Las siguientes recomendaciones le pueden ayudar a lograr lo que se denomina modelos mentales y culturales colectivos para que usted se esfuerce menor, viva más, y claro, obtenga mejores resultados en su empresa.

1. Decidirse a ser un maestro y un líder de su gente. Eso implica saber que su tarea será de todo el día, todos los días, y que los resultados se verán poco a poco. ¡Se verán!, se lo aseguro.

2. Determine qué tipo de negocio o empresa desea; no le hablo del producto o servicio que ofrece o del sector empresarial en que se desempeña. Defina las cualidades de su mipyme: cómo quiere que sean sus empleados, cómo desea que lo reconozcan sus clientes y proveedores, en qué aspira a diferenciarse de la competencia en la forma de servir a los clientes. Como seguro usted lleva años al frente de su empresa, considere esas características que le han reconocido y que quizás con el tiempo ha perdido. Este ejercicio hágalo con calma y con tiempo suficiente.

3. Reflexione: ¿son cualidades que realmente desea y puede tener? ¿o solo son cualidades ideales que usted supone deben tener todos? Usted debe definir cualidades en las que crea realmente, las que considere importantes para usted, su gente y sus clientes. Escoja pensando en sus clientes y en usted mismo.

4. Si está claro en esas cualidades, pregúntese: ¿cómo debemos comportarnos mi gente y yo para manifestar esas cualidades? Es decir, qué debo hacer para mostrar con certeza que tengo estas cualidades. Defina tres comportamientos por cualidad. Ejemplo: una persona que es aseada: 1. Mantiene limpio su uniforme o su ropa; 2. Mantiene limpio y ordenado su sitio de trabajo; 3. Tiene ordenados y limpios los productos.

5. Con ese listado, haga una segunda reflexión: ¿esas cualidades usted las proyecta con su comportamiento diario? Si es así, felicitaciones. Si no, tranquilícese, va por buen camino.

6. Si no muestra esos comportamientos, debe comprometerse a hacerlo. Las cualidades que usted identifica deben manifestarse a diario, no por ratos. Si observa alguna diferencia, propóngase lograrlo. Pida ayuda a su pareja, a sus hijos, y a algún amigo o amiga para lo apadrinen.

7. Dedique un tiempo antes de la jornada laboral a explicarles a sus empleados de esas cualidades y de su propósito. Las personas necesitan explicaciones de qué desea, por qué lo desea y cómo se hará.

8. Sin querer queriendo, los siete pasos anteriores son un claro y firme ejercicio de liderazgo. Con su comportamiento y sus explicaciones, usted enseña a su gente, les muestra el camino, les marca el ritmo y les motiva a seguirle. Eso hace un líder. Continúe, que los frutos serán abundantes.

9. Cada día en público, delante de sus clientes y proveedores, elogie al empleado que muestre esos comportamientos y esas cualidades; sin exagerar, claro. Premie a quién más se compromete y muestra avances; no siempre es al mejor, pues muchas veces premiar a quien se mostraba rebelde es más importante que a quien siempre lo hace bien. Tranquilo, el premio incluye una felicitación pública y algo sencillo: un almuerzo especial, una película en dvd.

10. Si debe llamar la atención, dos recomendaciones: una: hable para todos sin hablar de alguien en especial, o sea, al que le caiga el guante; dos, hable a solas con la persona que desea corregir y siempre en términos positivos, resaltando el comportamiento y la cualidad que usted desea ver.

11. Persistencia y paciencia; cada semana disfrutará de un logro, hasta que pueda irse tranquilo de vacaciones porque sus empleados han aprendido de usted, su maestro o maestra, su líder.